STAY WITH US

miércoles, 26 de febrero de 2014

Técnicas para motivar a los estudiantes en el aprendizaje

Técnicas para motivar a los estudiantes en el aprendizaje

El ambiente que se genere en la clase y la empatía con el docente, son ingredientes fundamentales para motivar a los estudiantes al aprendizaje pues coadyuvan valores como la comprensión y la solidaridad.
Los niños adquieren sus primeros conocimientos en el hogar, que luego refuerzan y sistematizan en la escuela. Motivar a los estudiantes en el aprendizaje para que se conviertan en actores del propio desarrollo consiste en guiarlos, interesarlos y comprometerlos con la adquisición de conocimientos. Pero sobre todo, no hay que olvidar que el protagonista de la educación es el alumno.
Métodos de trabajoMotivar a los estudiantes no es otra cosa que crearles expectativas que los inciten a buscar respuestas. En primer lugar, los docentes deben reconocer los saberes y habilidades que aporta cada alumno, para poder brindarles conceptos nuevos que amplíen los existentes. Plantearles interrogantes y ayudarles a encontrar respuestas no definitivas debe constituirse en unproceso de ida y vuelta  dialógica.

Interesar a los alumnos en las cosas y problemáticas que lo rodean en lo cotidiano y comunitario allanará el camino del aprendizaje. Podrán realizar búsquedas individuales o grupales, aunque es conveniente que al final de la investigación participen todos en el intercambio de opiniones y en las conclusiones que el maestro ayudará a sacar a la luz, invitando a generar otras reflexiones.

Los docentes deben valorizar los aportes de los alumnos y hacerles ver que son provechosos en el trabajo en conjunto, de esta manera reforzarán la autonomía y autoestima. En base a la información que hayan recogido los alumnos se pueden introducir técnicas estadísticas y gráficas, para enseñar en la práctica a manejar métodos de investigación que sirvan a diferentes propósitos.
Mensajes positivos
Una vez que se logre motivar a los estudiantes a través de un trabajo cooperativo, será mucho más fácil hacerlo para otros aprendizajes, que en ocasiones pueden surgir de lo hecho y aprovechar lo incorporado. Trasladar los conocimientos a un contexto diferente genera confianza al explorar ámbitos desconocidos.

Cada vez que se analice y evalúe un tema nuevo, ante el intercambio de ideas entre los alumnos será importante que el docente escuche sin juzgar sino en todo caso promoviendo la reflexión. La capacidad de pensarse a sí mismo provoca opinión crítica y disparadora de otras dudas a considerar y buscarles respuestas.

Para que motivar a los estudiantes en el aprendizaje no sea tarea vana, es preciso que el docente realice acciones de estímulo y revise sus propios procedimientos cuando no hayan sido eficaces. Nada es suficiente cuando el propósito es ayudar a vencer la frustración que produce no poder aprender.

0 comentarios:

Publicar un comentario